fondo

Antonio Pérez Carmona

Las cinco claves de la revolución de la cadena de suministro global, según DHL

Un almacén logístico de DHL. BENITO PAJARES

 

La fabricación se acercará al punto de consumo y se distribuirá en cadenas de suministro a medida; los fabricantes aumentarán la variedad de proveedores; y los entornos estables y la sostenibilidad serán valores más importantes que el tiempo de entrega o los sueldos bajos para decidir el lugar de producciónEsto va en serio, las mercancías van a dejar de transportarse por el mundo como se hace ahora, afirma el DHL Trend Research

Todas las tecnologías que están contribuyendo a cambiar el modelo económico confluyen en la cadena de suministro. El reciente informe “Engineering & Manufacturing 2025+. Building the World”, elaborado por DHL Trend Research, establece los grandes ejes de la transformación hacia la que nos encaminamos.

Los investigadores del grupo logístico alemán hablan, en primer lugar, de Cadenas de Suministro Regionales. Muchas compañías de ingeniería y fabricación se han trasladado a países emergentes y eso tiene un “inconveniente”: Los “largos plazos de entrega”, poco compatibles con una economía que contempla ciclos de vida cada vez más cortos para los productos y un incremento de la competencia local. “El time to market se ha convertido en un factor de éxito crucial”, afirma el informe, la fabricación “tendrá que moverse más cerca del actual consumidor y los conceptos de la cadena de suministro del futuro deberán adaptarse”.

El transporte de mercancías del futuro se configurará como una red global de muchas cadenas de suministro locales, “dado que la mayoría de productos se producirán o se ensamblarán finalmente y se venderán en la misma región geográfica”. Las cadenas de suministro se diferenciarán según el área geográfica, “vamos a detener el sinsentido de construir un componente en China y a continuación ponerlo en un avión propulsado por combustible pesado para que vuele alrededor del globo. Eso es un sinsentido medioambiental. Es un sinsentido económico”, afirma categórico el informe de DHL. La solución consistirá en crear cadenas a medida para cada fabricante, “y decidir quién podría construir y ser propietario de la infraestructura”.

 

 

 

PUBLICIDAD

El segundo gran concepto del informe E&M 2025+ es el de Resiliencia, la mejor respuesta a unas cadenas de suministro sometidas a una creciente volatilidad e incertidumbre. “En el pasado, las cadenas de suministro eran habitualmente diseñadas con el objetivo último de minimizar costes y maximizar los beneficios del cliente”, pero eso va a cambiar. “Las cadenas del futuro deben ser más resilientes y deben construirse alrededor de la gestión del riesgo”. Los investigadores de DHL describen como un potencial “obstáculo” en el futuro seguir apostando por cadenas cada vez más largas y más ágiles, en combinación con fuentes de suministro únicas. “Es preferible tener distintos suministradores y alternativas en la mano, así como la disposición estratégica a una capacidad o inventario adicional”, sostiene.La apuesta por la gestión del riesgo influirá en la elección de los lugares de fabricación. “Un entorno estable y de bajo riesgo podría ganar relevancia, incluso superando a otros con sueldos más bajos pero mayores riesgos”, añade el informe de DHL.

Las compañías deberán trabajar su resiliencia a los ciberataques y acostumbrarse a incorporar en su actividad información en tiempo real, por ejemplo, la relativa a la integridad de las infraestructuras de comunicación.La Sostenibilidad es el tercer gran vector en la transformación de la cadena de suministro global, según el E&M 2025+. “Influirá más y más en el criterio de selección de las fuentes. Hoy podría ser menos del 5%. Quizás en cinco años sea el 20% o 25%”, afirma el estudio. En una encuesta de Accenture, el 88% de los CEO de compañías globales entrevistados incluyen la cadena de suministro en su estrategia de sostenibilidad. “Las compañías seleccionarán crecientemente a sus proveedores basándose en su actividad medioambiental”, según los investigadores de DHL, porque en muchos casos el 50% de la huella de carbono de un producto se atribuye a ellos.”La agenda verde podría ser más importante que el tiempo de entrega”, añade, hasta el punto de ir favoreciendo el transporte por ferrocarril por encima de los envíos aéreos, pese a su impacto en los plazos. Los gestores elegirán a sus proveedores por proximidad para reducir las distancias de transporte y ganará importancia la logística inversa, tanto por la expansión de los servicios de reparación como por la introducción de nuevos materiales biodegradables. “Se podría requerir el establecimiento de nuevas cadenas de suministro enteras”, sostiene el E&M 2025+.El cuarto eje de futuro es la Conexión e Integración, en paralelo a la consolidación de las compañías de E&M. “Las nuevas tecnologías construirán las bases para gestionar esos nuevos modelos en tiempo real”, porque las empresas generarán “datos acerca de prácticamente todo en tiempo real”.

La Industria 4.0 forzará un sistema cada vez más sincronizado de envío y el uso de pequeños paquetes. Para controlar el movimiento de las mercancías y las materias desde el principio hasta el fin de la cadena habrá que abrir la información de forma transparente, propiciar una integración sin costuras y automatizar los procesos físicos. La virtualización de la logística permitirá asimismo incrementar la capacidad anticipatoria de todo el sistema y cuantificar y predecir cambios más pronto y de forma más segura. Para todo ello, se generalizará el recurso a lead logistics service provider (LLP), capaces de orquestar toda la cadena de suministro con un concepto de torre de control, a imagen del modelo de la industria automovilística.Por último, el informe del DHL Trend Research propone el concepto de Cadenas de Suministro Ágiles y Sensibles, para atender a la creciente demanda de customización. “Permitir a los clientes personalizar sus productos de forma efectiva significa que los fabricantes tendrán que manejar un mayor número y variedad de pasos de ensamblaje con partes más diferentes”, señala el informe. Eso significa más proveedores, más niveles de inventario y mayor complejidad. Habrá partes del proceso de fabricación que se hagan en el almacén, que dejarán de dedicarse simplemente a gestionar el stock. La impresión 3D será determinante en este sentido, ya que permitirá disponer de las piezas de repuesto bajo demanda y en el lugar de uso en el futuro.

Deja un comentario

Back to Top